Campaña

13.abr.2011 / 09:03 pm / Haga un comentario

Que todos aprendamos de esta lección

El día 13 de abril, como cosa de milagros,  un acontecimiento sin precedentes, gracias a la organización del pueblo caraqueño y del apoyo de una fracción importante de la fuerza armada nacional,  se logra re-establecer el hilo constitucional y traer de regreso al comandante Hugo Rafael Chávez Frías.

En ese momento, el afán político de la oposición de ver a Chávez derrotado, supera en las mentes estrechas de propietarios y directores de los medios de comunicación privados, la obligación ética de informar con objetividad, principios y fundamento del ejercicio periodístico.

Pero la insurrección popular que bajo de los cerros fue el único factor que modificó el cuadro inicial de las fuerzas. Hay por lo menos que considerar otros tres: la torpeza de los golpistas, la división de las fuerzas armadas y el papel de los medios internacionales y algunos gobiernos de la región.

Esos sectores, los que viven en los cerros que rodean la capital, fueron el pequeño gran detalle que no tuvieron en cuenta los golpistas.

Parece claro que los golpistas mostraron demasiado pronto sus intenciones y su carácter, al emprenderla contra los poderes legislativo y judicial y todas las instituciones legalmente constituidas. Al parecer, esa torpeza inicial, aderezada con una amplia caza de brujas la primera noche del breve gobierno, convencieron a los militares leales a Hugo Chávez, y aun a los ambiguos, de que todo se encaminaba hacia la restauración del viejo régimen.

Hay, por lo menos, dos cosas que no han comprendido. La primera es que la acumulación de riqueza, y hasta su mantenimiento, tienen límites que deben empezar a reconocer. Segundo, que el más importante de esos límites, es la creciente conciencia de los pueblos acerca de sus derechos. Que, por otra parte, están dispuestos hoy más que nunca, a defenderlos y a pelear por ellos.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.